Hater (Sala samobójców. Hejter)

Los primeros 15 minutos de este drama y thriller sociopolítico alcanzan para definir varias de las motivaciones Tomasz \»Tomek\» Giemza (un formidable Maciej Musiałowski), un joven de origen rural y humilde:  problemas con sus estudios universitarios y la relación con una  familia acomodada y \»progre\» de Varsovia que subvenciona sus estudios y de cuya hija está enamorado aunque no correspondido.
De manera azarosa, Tomek comienza a trabajar en Best Buzz PR, una empresa dedicada a campañas de marketing vía redes sociales (en este caso un símil de facebook) para generar tendencias (que en realidad es un nido de trolls dedicado a generar campañas sucias y de odio mediante fake news para destruir oponentes comerciales o políticos), liderada por la inescrupulosa Beata Santorska (la gran Agata Kulesza de la pelícua Ida). De más está decir que los intereses de este tipo de empresas son, en general, exclusivamente económicos.
El joven Tomek encuentra en esta empresa los recursos ideales para canalizar tanto sus ambiciones de ascenso social como su resentimiento y su despecho.

La historia se inserta en una Varsovia en campaña política por la elección de un nuevo alcalde, en un marco de confrontación entre grupos fascistas y supremacistas polacos contrarios a la inmigración desde países musulmanes  y un candidato progresista favorable al diálogo y la apertura.

La película del director Jan Komasa pone sobre el tapete de una manera estremecedora el poderío de estas empresas y lo que ocurre, encima, cuando sus condenables \»reglas\» de funcionamiento son llevadas incluso más allá: el encuentro de su maquinaria con una mentalidad sociopática. Esta situación particular, lejos de tranquilizar o relativizar lo que se pretende denunciar, como plantean ciertos críticos, resulta tanto más perturbadora y elocuente sobre sus peligros. Se agrega en este sentido el empleo que hace Tomek también de otro recurso insospechado, en uno de los rasgos más originales e inquietantes de la película (si quieren saber cuál es, miren NOTA al pie).
De más está decir que el interés no decae un minuto, con algunas interesantes elipsis y fueras de campo entre otros recursos.

Musiałowski compone de manera extraordinaria a este joven impenetrable, seductor y maquiavélico, lograda mezcla de fragilidad y ciega determinación en esta potente combinación de drama y thriller socio-político que nos sitúa en el ojo de la tormenta de esta nueva manera mercenaria y detructiva de hacer política

NOTA: 


Tomek incorpora como recurso para sus fines el empleo de un juego de rol por computadora

2 comentarios sobre “Hater (Sala samobójców. Hejter)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: